Elegir o decidir

Primer día de campaña y no pido el voto. Algunos asistentes al mitin extrañados me preguntan. ¿Y el voto? No suelo pedir el voto. Animo a la gente a votar. Animo a la gente para que su voluntad cuente. Pero no pido el voto. Creo que los ciudadanos y ciudadanas ya saben lo que quieren votar. Y si dudan, no les va a cambiar de opinión el simple hecho de que les pida el voto.

Creo, o deseo al menos –a veces se me mezcla el deseo y la realidad- que la gente decida en función de lo actos de cada uno, más que por las promesas de bajarles la luna. No sé qué me frena de pedir el voto. Quizá sea una cuestión de pudor. O quizá vaya un poco más allá y parta de la insatisfacción de no estar segura de lo que la política partidaria ofrece para elegir.

Y ahí voy a la cuestión de fondo. En las elecciones elegimos. Elegimos entre varias ofertas que nos presentan los partidos o coaliciones. ¿Pero realmente decidimos? En nuestro país ¿cuál es la posibilidad de los ciudadanos sin afiliación a un partido de influir en la oferta electoral que se les presenta?

Cuando a mi hijo Emilio de cuatro años le pregunto: ¿qué quieres para cenar: salmón o merluza?, puede que el piense que decide. Pero en realidad lo único que puede hacer es elegir entre dos opciones. La que decide que esa noche se come pescado soy yo.

De hecho, cada vez me resulta más difícil esta estrategia, porque cuanto más mayor se hace, menos cuela y últimamente me contesta: “pero mamá es que yo quiero salchichas”. Pero ¿qué pasa cuando los ciudadanos queremos salchichas y no están en el menú electoral? Esta es la pregunta.

Pienso que nuestras formaciones políticas deberían avanzar en procesos de decisión en que cada ciudadano cuente, aunque no tenga carnet, aunque no quiera tenerlo. Los tiempos modernos con sus tecnologías favorecen procesos abiertos en que las personas podamos ser más protagonistas de las decisiones de los partidos.

Poder decidir y no sólo elegir, puede que sea la respuesta. De momento el 20-N podremos elegir, que no es poco, pero no suficiente. Elijamos pues hoy, para poder decidir mañana.

Els comentaris estan tancats.